jueves, 24 de enero de 2008

Pequeño test

Está bien, a petición popular, voy a evaluar vuestro equilibrio mental con un sencillo test de conducta.
Si a alguno de vosotros os han hecho antes este test:
1. me comentáis por correo en qué circunstancias.
2. elimináis mi correo.

Vamos allá, os voy a contar una sencilla historia.
Ramón asiste compungido al entierro de su madre, una vez allí, en la iglesia, la mujer más hermosa que haya visto nunca, se acerca a él y, muy entristecida, le presenta sus condolencias. ¿Quién es esa mujer?, no la ha visto nunca. Ramón queda instantánea y perdidamente enamorado.
A los tres días Ramón mata a su padre.
¿Por qué?

Veamos vuestras hipótesis. Miedo me dan...

12 comentarios:

Plum dijo...

Uy esta clarinete. El padre de Ramón, Don Ramone, de la familia de los Ramones, es el líder de un clan de la mafia que controla el trafico de gominolas y chicles en un aparte de la ciudad. Por otro lado hay otra familia que hasta hacia poco dominaba la otra parte de la ciudad y convivían si no en armonía, si en paz.

Esta familia rival ha incluido en su negocio la venta de caramelos sugus y ha crecido como la espuma. Ahora quiere la parte de la ciudad de los Ramones, y su primera amenaza fue cortarle la cabeza al caballo y ponérsela sobre la cama, pero esto no hizo más que empezar, la familia Ramones no se hecho atrás.

Una mañana la mujer de Don Ramone fue envenenada, y como muestra de que iban en serio mandaron a la mujer que lo había hecho al entierro de esta, para que lo viera Don Ramone, pero Ramón junior ajeno a lo que ocurría se enamoro locamente de ella, mientras que el padre clamo venganza.

No le sirvió de nada, en menos de una semana el padre estaba muerto y ahora solo una familia domina la ciudad.

Maria dijo...

Está bien, Pluleone, ninguna patología muy destacable. Cierta sociopotía, quizá. Y una pulsión de tragedia criminal muy fina.
Sí señor, muy buen relato, estoy orgullosa de ti. Pero no.

Voy a incluir un cambio, vuelve a mirarlo a ver si...

Plum dijo...

Vaya, ahora lo mata el. Pues vaya, ahí vamos.

Ramón, o Mon como le llamaban sus amigos, un chico de pueblo criado a la vieja usanza. Como se iba a esperar Ramón que sus huesos terminarían en la cárcel.

A Mon no le gustaba la vida en el campo, así que dejo familia, trabajo y hogar y se fue a la ciudad a buscar una vida que solo en su imaginación encontraría. Muy pronto descubrió que la vida en la ciudad no era como el la había soñado, tenia una mierda de trabajo que apenas le dejaba tiempo ni dinero para hacer otras cosas, su vida era un desastre.

Un día, como todos los días, al salir del trabajo se iba hacia casa, encendió su teléfono móvil y a los pocos segundos el teléfono pito, tienes 1 mensaje nuevo, un mensaje de su padre, "llámame por favor, es urgente". Mon llamo en cuanto termino de escuchar el mensaje, su padre en tono entristecido le relato que al volver del campo esta mañana había encontrado a su madre muerta.

A la mañana siguiente llamo a la empresa, contó lo ocurrido y tras una pequeña discusión se fue a su pueblo con la idea de no regresar hasta dentro de dos semanas.

Fue a la estación de tren, compro los billetes y se fue a Zaragoza, de allí cogió un bus que le dejaría en su pueblo. Llego justo para el sepelio, de hecho no llego a presenciar la misa por el alma de su madre, cosa que no le importo por que nunca fue amigo de las iglesias.

En el campo santo, estaban todas las personas del pueblo, se le acercaban y le daban el pesame, Mon deseaba que eso terminara, pero junto a su padre el iba agradeciendo ese goteo de tortura.

De repente oyó una voz de mujer que no conocía, alzo la vista, era la mujer más bella que jamas había conocido. Fina, elegante, discreta, hermosa. Mon se enamoro, era una sensación que no podía dominar, pero que hacer era el sepelio de su madre, no podía hacer nada, quería pero no pudo.

Volvieron a casa Mon y su padre, apenas cenaron y cada cual se fue a su habitación. Mon no podía conciliar el sueño, ya no era solo por su madre, era por aquella mujer que había conocido, Mon lo comprendió la quería, a pesar de no conocerla, el sabia que había nacido para estar con ella.

Eran casi las 4 de la mañana, Mon no había conseguido dormirse. Oyo como se cerraba la puerta de la calle de su casa, se asomo a la ventana y vio como sigilosamente su padre se iba, Mon pensó que su padre no podía dormir y había salido a dar una vuelta, así que se vistió y fue tras el. Corrió por la calle para alcanzarlo cuando a lo lejos lo vio, se introducía dentro de una casa que desde hacia muchos años había estado abandonada.
Mon observo a trabes del cristal y vio a su padre como se besaba con la hermosa mujer que había visto esa mañana en el sepelio. La sangre le hirvió, pero aguanto firmemente y escucho como su padre le decía a la mujer que hoy la habían enterrado, debían esperar unos meses para hacer lo suyo publico y después ya se casarían. Món lo comprendió, su padre también estaba enamorado de esa mujer, hasta el punto que había asesinado a su madre por estar con ella, para no tener que repartir las pocas cosas que habían conseguido en todos los años que llevaban casados.

Mon cogió un palo que encontró en el suelo, dio una patada a la puerta entro y sin mediar palabra comenzó a golpes con los dos hasta matarlos. Después soltó el palo y fue al cuartel de la guardia civil del pueblo y contó todo lo que había sucedido.

aishu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
aishu dijo...

omos tus conejillos de indias, que bien. (Edito: Vaya, te me has adelantado con la 2ª historia Plum! Me toca:

Al contario que Plum, creo que la madre de Ramón tenía una enfermedad terminal, no la mató nadie.

La mujer que conoce Ramón en la iglesia, Ana, disimuladamente le deja una nota en el bolsillo del abrigo, en la que le dice que debe hablar con él, dejándole su teléfono para poder contactar con ella. En los siguientes días, Ramón queda con Ana, quiere saber más sobre la misteriosa mujer, necesita saber quien es. Ana le cuenta toda la historia, la verdadera historia de Ramón y su familia:

El padre de Ramón, Faustino, llevaba varios años viviendo con Catalina, la madre viuda de Ana. Se sabía por todo el pueblo que Faustino no estaba interesado emocionalmente por Catalina, era el interés económico lo que le hacía continuar con esa falsa relación. Faustino necesitaba asistencia médica desde hacía varios años, tras atravesar varias crisis familiares, se vió obligado a medicarse para superar sus constantes depresiones, con lo que no estaba bien de la cabeza. Pasó varios años envenenando a Catalina, sin saber que Ana, aun siendo muy pequeña, veía lo que ocurría todas las noches cuando Faustino preparaba la -envenenada-cena. Tras la muerte misteriosa de Catalina, todo el pueblo sospechaba de Faustino, pero no se atrevieron a decir nada por la gravedad que suponía en aquellos tiempos acusar a un conocido cuando éste no estaba bien del bolo. Nuestro querido Faustino desapareció sin dejar rastro, llevándose todo lo que pudo de la pobre Catalina. Ana tuvo que ser criada por su tía Rosa.

Faustino emigró a otra ciudad, en la que conoció a Teresa, y se dió cuenta de que no podía continuar huyendo, quería empezar su vida desde cero. Tuvieron un hijo, Ramón. Fueron muy felices hasta que pasados unos años Teresa enfermó, y a pesar de seguir el tratamiento, su vida llegaba a su fin. En los últimos días de Teresa, mientras estaban en el hospital, casualidades de la vida, Ana tenía a su tía ingresada en un pabellón cercano. Al ver a Faustino, reconoció quien era: el asesino de su madre Catalina. Quería hablar con Ramón, no sabía cómo hacerlo, hasta que se presentó la oportunidad de acudir al funeral de su madre.
Ramón, al saber la verdadera historia de su padre, decide hacer justicia por su cuenta matando a su padre Faustino, y huyendo con Ana al otro lado del mundo.

[Editado y corregido, me confundí con un nombre. Ya ta.]

Maria dijo...

No.
Más sencillo.
No me demostráis ninguna patología! bueno... no sé yo si hacerse esas pajuelas mentales va a ser muy sano, pero de encerraros-encerraros, no estáis.
En breve, la solución.

Maria dijo...

J. dice "está claro, estaba liada con el padre".
No.
Pero me da un poco de yuyu serle infiel a este hombre, eh?... ¿mata A SU PADRE porque tiene un lío con ella?. Mejor no pruebo, viendo cómo le funciona el cerebro, a saber qué nos hace a mí y a mi partenaire si ve justificado el parricidio...
Pero, lamentablemente, es el que más se ha acercado.

aishu dijo...

Entonces, quien es el que peor está? Tenemos una pedrada en la cabeza o pasamos como normales?:P

Plum dijo...

Yo lo que veo es que J, aparece mucho en todos los comentarios de Maria, pero que bonito, mmmmmmmmmmmmm.

aishu dijo...

Y que casualidad es la inicial de tu nombre, jejejeje vale no me pegueis :)

Plum dijo...

No mi nombre es Osue Lui, malvada Kinuh. jajajajaj ;)

Maria dijo...

Qué puñeteros sois, eh? Pero me lo tengo merecido por J cree, J piensa, a J le parece...
J, si quieres decir algo, lo escribes tú, tio vago!
Solucionado.

Habéis superado el test y sí, estáis como regaderas y sí, necesitáis vuestro propio blog, tenéis mucho que contar, pero no sois mentes psicópatas. De momento.