jueves, 2 de septiembre de 2010

El mayor burdel del mundo.


Los medios gubernamentales iraníes acaban de tildar de PUTA a Carla Bruni. Que, dicho sea de paso, es coprincesa de mi país. Primera dama de Francia. Persona assez correcte.

Que no, que según ellos, MERECE LA MUERTE por su vida inmoral.

¿Y por qué les ha dado por la Bruni y no por Hannah Montana? Pues porque la muy PUTA ha defendido públicamente a Sakineh Ashtiani, que aún está esperando a que un tribunal se pronuncie sobre el día de su ahorcamiento. Otra PUTA.


Amiguitos/as, a mí no me queda otra que confesar mis tropelías morales: en verano enseño los hombros y -por esto me van a azotar- hago top less. He tenido un montón de relaciones diferentes sin estar casada. No rezo antes de acostarme y no trago la ley islámica. Creo en la estricta igualdad entre hombres y mujeres. Pero, sobretodo, no creo que Sakineh deba morir.

Creo que eso me convierte en una PUTA a sus ojos, señores. Pero de las más PUTAS. PUTÍSIMA. REPUTA. Y que eso hace que yo también MEREZCA LA MUERTE, me temo.


Algún/a voluntario/a más, entonces? Pincha aquí si quieres que la sharía te vea como una puta inmoral sin derecho a la vida.
Eso de por si solo ya da gustito, pero detrás de todo este tablao hay una mujer inocente esperando ser ejecutada. O salvada. Vamos, es un clic.

2 comentarios:

cantando al silencio dijo...

Lo mejor?No creer en ningún dios. Viva las putas!!!Yo también soy puta.

Maria dijo...

Lo malo de las religiones es que nacieron cuando la mujer no era más que un animalillo doméstico propiedad del hombre y destinado a procrear. Y dos siglos después seguimos con la misma interpretación. Creer en un dios, en sí, es como creer en el Barça, la gente necesita algo a que aferrarse. Lo que me revienta son esos arcaicismos ignorantes que llevan a estas jodidas aberraciones.

En fin. Bienvenido al burdel moral, mon ami!