viernes, 19 de febrero de 2010

Abrázame, tonto!

En Canturreando nos declaramos fans del abrazo.
Besos, qué mierda es esa? Mejilla derecha, mejilla izquierda. Y, uy, somos amiguísimos. No, no, no. Si eres amiguísimo de alguien, abres los brazos en una rendición absoluta de la guardia y expones tu centro vital para pegarlo a otro.
Hay algo más bonito? Siendo muy primarios se reduce a eso, a arriesgar tu flanco más poderoso, el pecho. A exponer el único tiro seguro ante alguien. No solo te franqueo el paso sino que te aprieto contra él. Porque yo soy de las que aprietan en el abrazo. Y paso los brazos en diagonal, uno sobre el hombro, otro en las costillas, ven aquí de verdad, cohone.

Pero no todo el mundo es así de franqueable. Me da un ascazo cuando abrazas a alguien y se le quedan los brazos rígidos a los lados... J era así. Pero tras convivir un año con mi pesada persona, puedo decir que se ha convertido al abracismo. Ahora abraza que te cagas. Y le gusta!

Ernesto y yo no entendemos a las personas que rehuyen el contacto, nos parecen sospechosas, como los grandes alérgicos, los que no se echan azúcar en el café y los que les da grima dormir con calcetines. Pero los respetamos. Así que cuando alguien tensa todo su cuerpo al verte tan cerca, soltamos rápido. No somos tan cabrones.

Al empezar teatro nos hicieron un ejercicio muy revelador. Abrazaos. Y abrazabas a un desconocido compañero. No es creíble, repetid! Abrazabas más fuerte. Que no era creíble. Coño, por qué? Porque nuestras pelvis no se tocaban. Fijaos para la próxima, las personas que se tienen confianza se abrazan de pies a cabeza. Expones el cuerpo entero. Qué bonito, joer.

Vivan los abrazos! vivan las pelvis! si queréis joderme el día dejad los brazos a los lados!


Vamos con el PRACTICUM:


Claro ejemplo de dos animales recelando el uno del otro.


Buen intento, pero no.
Se ve claramente que el tigre no tiene confianza.




Esto ya es otra cosa, señor mío.

4 comentarios:

cantando al silencio dijo...

lo mejor de todo abrazo es el silencio espontáneo que suena durante él

Maria dijo...

Es cierto, es cierto. Un buen abrazo está sobrado de adornos, lo estás diciendo todo. Buena apreciación, compañero de canturreos, me gusta.

Maria dijo...

Por cierto, buen blog. Esto tendría que ser un secreto, pero cuando llegues a ese pueblo al que no pudiste llegar ni aun desconectando el ESP -qué buen truco, no?- encontrarás un Cadí reventando ante tus ojos y, probablemente, el mejor restaurante en el que servidora ha comido. Tienes que ser amigo del dueño y ni creas que vas a poder elegir, te sirve lo que quiere. Pero es un placer... Que lo disfrutes!

cantando al silencio dijo...

gracias por la información, en verano cuando el buen tiempo saque a relucir los hermosos arañazo de mi antigua moto volveré a intentarlo.