martes, 18 de diciembre de 2007

Regalo de navidad




Me he regalado un blog. Ayer a última hora mi editora me envió mi primer crismas. Eran cuatro líneas, pero qué bien me sentaron. Entré en la navidad de golpe. Y au, me he regalado un diario y he colgado un calcetín con un reno en la puerta.

No entiendo muy bien la historia de los calcetines. ¿Hay que llenarlos de cosas?, ¿alguien te los llena?. Bastante más complejo es lo de ponerles crispis a los reyes magos. ¿Son para los reyes o para los camellos?. La navidad está llena de rituales que no comprendo. Me pasa por tener esos padres tan republicanos, muy buenos para unas cosas, pero el tema navideño... pelín flojo. No lo hacían con ganas y se les notaba. El día de navidad nos llevaban a mis hermanos y a mí a una tienda de juguetes a escoger nuestro regalo, no eran tan malos, nos los envolvían, y ya está. Un día pregunté si es que no iba a venir Papá Noel -invadida como estaba del espíritu yanki y consumista que se respira en las escuelas de pueblo-, así que uno de los dos me aclaró que AQUELLO era papá noel.

Así que es normal que no tenga ni idea.

Os deseo unos padres versados en el arte de poner platitos con leche para los renos, o para... ¡quien sea! y una navidad tranquilita.

(véase foto de mi época pro-yanki)



10 comentarios:

El equipo Hajime-Judo dijo...

Hola Jaice, Aice, Ahize… y demás variante del viento euskera! Te pediría permiso para humear en tu blog, pero dado que el saldo fotográfico aun esta a mi favor… meteré mis narices por tu “diario” para, así matar dos pájaros de un tiro: uno, saciar la morbosa y malsana desviación adolescente de leer las intimidades del diario de una chica; y dos, iluminarte con mis enorme conocimientos sobre “ateismo”, “agnosticismos” y demás términos que discutan la existencia de un ser superior. :D
Así pues, demos luz: Por lo que yo entiendo… los calcetines se llenan solos. La verdad es que en mi casa nunca hemos colgado ningún calcetín de la chimenea, de hecho lo mas parecido que he visto es alguna camiseta o calzoncillo sobre un radiador, pero creo que respondía al fin practico del secado, y no tenia nada que ver con espíritus navideños… pero volviendo al calcetín, yo juraría que alguien te los llena, normalmente las mismas personas que te compran los regalos, y luego le echan las culpas a otro… pero claro, dado que tus republicanos-hippies-trasnochados padres, como demonios come niños que serían, dejarían el calcetín vacío… o a lo sumo te pondrían un libro o algún “juguete” de madera, de esos de “fair trade”…
Y lo de la leche, ni idea… mi madre le dejaba mistela o coñac con turrón… y claro, a la mañana siguiente mi padre llevaba un pedal digno de la Madre Reina…
En todo caso, este año si mi madre pone coñac, bajare con mi padre y nos lo haremos mano a mano, que seguro que así nos es más fácil desentrañar el farragoso espíritu navideño…

Un beso

Gabi

Maria dijo...

Y este, amiguitos y amiguitas, es mi querido Gabi. Un hombre que se salva de ser un auténtico tocacojones por cierto perfil romántico-intelectual que un día me pareció distinguir y que le hace vivir de rentas desde entonces. A pesar de ser un acérrimo defensor del Auster, detalle que me cabrea, sólo puedo decir cosas buenas sobre él.
Quedas admitido, Gabi, puedes curiosear. Eso sí, si venías por las fotos... siempre puedo colgar una tuya.
Bienvenido, amigo!

(es una sensación que tengo o Mai no sabe guardar un secreto?)

Maria dijo...

Y gracias por el tema de los calcetines. Es un infierno vivir esta incultura navideña. Creo que me voy a tirar al coñac como tu padre.

Ja, iba a pedir perdón por el doble post! a quién, si aquí mando yo! Jua! Libertaaaaaad! Spameoooo! Palabras feaaaaas!

aishu dijo...

Vaya, se me adelantó el Sensei, que rapidez en bajar del árbol y eso que no tenías coñac preparado :P
Es buena gente Gabi, me ha ilustrado contandome quien era Klimt, en un primer momento al ver el cuadro pensé que el espíritu de a*** se había llevado a la auténtica Marie. Que bien verte por aquí, otra vez los 3 juntitos, no hay secreto entre tus hermanos mayores :)

Por aquí tampoco se lleva lo de dejar el calcetin sudado colgado de la chimenea, y tampoco existe Papá Noel, tenemos al carbonero del monte, el querido Olentzero. Aunque solo sea uno, era el único que paraba por casa, los Reyes Magos nunca pasaron por el Norte. Recuerdo un día que me llevaron a verlos, se lucieron repartiendo caramelos, como si te tiran piedras, pues igual. Claro que con el frío que hacía, con guantes y montones de monstruitos que iban lanzados a por ellos, ¿cuántos caramelos conseguíamos coger?? Pues eso, que a muy pocas cabalgatas de Reyes asistía. Además aquel día, perdí mi bufanda, algo que les sirvió de coña a mis padres para los siguientes años diciendome que estaría bien calentito el burro del Belen con ella.

El tema del Olentzero..me tenía un poco mosqueada. En la ikastola se disfrazaba el director del colegio, y éste sabía mucho de nosotros, demasiado. Mis aitas me tendrían engañada, pero a los abuelos...sí, a los abuelos podía liarles para que me lo confirmasen, y así fue, con la tontería de "¿y cómo ha entrado en casa si anoche cerré la puerta con llave?" No me cuadraba que entrase por la ventana a un 2º piso un hombre mayor, no había renos que volasen, así que les pillé.

Disfruté más los años posteriores engañando a mi hermano pequeño: me venía por las mañanas a despertar para que le acompañase a recoger los regalos. Ibamos por el pasillo de puntillas sin hacer ruido por si andaba el Olentzero en el salón(que teatreros XDD)Y lo bien que me lo pasaba cuando le decía a mi hermano que se oían ruidos, que estaba en casa, el pobre salía pitando a su habitación y no salía hasta que se le pasaba el susto..

Era majo el Olentzero, nunca pedía nada, y siempre traía algo y servía como excusa para que mi hermano limpiase las zapatillas(en vez del calcetín, se dejaban los zapatos al lado del árbol de navidad). Ahora que lo pienso, teníamos ventaja los del Olentzero comparado con los Reyes: teníamos 2 semanas para jugar antes de volver a clase.

Muxu bat,
M4id3r

Maria dijo...

El carbonero del monte?! Perdona, eh? pero... hay que ser bruto!
Hablando de brutos, dónde andará el enano sin ambiciones?.

Aznar dijo...

Aquí.

Maria dijo...

Otro.

El equipo Hajime-Judo dijo...

La verdad, Mai… que eres mala persona… y yo pensaba que la única mala era Maria… y tú te dedicas a aterrorizar a tu hermano pequeño, mañana de navidad… si al final resultará que no hay ni una buena… XD

Por una vez, y sin que sirva de antecedente, ni mucho menos de precedente, estaré de acuerdo con la desalmada poetisa de Castellón: hay que ser brutos!!

Gabi

jlplumed dijo...

Vaya por dios, hay más enanos sin ambiciones por estas tierras, aunque no entiendo que después de llegar a presidente del gobierno, se encuentre ahora sin pretensiones.

En mi casa en estas fechas pasaba al igual que en la película "El año Mariano", cada 5 de Enero mi padre salia al balcón y daba 3 tiros al aire y después entraba con cara apenada y decía este año no habrán regalos, los reyes magos se han suicidado.

En fin que si estas fechas sirven para hacernos mejores, viva la navidad, pero recuerda que Cristo no nació en diciembre, que solo es la continuación de la antigua adoración al sol.

Me gusta mucho tu block, me are asiduo.

Maria dijo...

Jajajajajajajajajaja! qué bueno lo de los reyes!
Tomo nota porque creo que voy a ser pobre. Les diré a mis niños que las uvas son los regalos. O patrañas similares que iré ingeniando a fuerza de comer arroz cada día. ¿Os he dicho cuánto me llevo yo por libro? Arroz y de oferta, del que se les mezcla a los perros con el pedigree pal.
Y sean su pluma y usted bienvenidos a mi humilde blog.
(qué bien, van llegando amiguetes)